La diplomacia latinoamericana, amodorrada en estos días de pandemia y desconfinamiento, ha adquirido un inesperado giro. La elección del nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, una cuestión usualmente de política burocrática, se ha tornado en una contienda político-diplomática de gran envergadura e importancia. Con consecuencias muy delicadas y serias para el futuro del financiamiento público en la región y las políticas de desarrollo. Más aun, decisiva para el futuro de las relaciones interamericanas.

En la política internacional la ruptura, la crisis, el entuerto, el desafío, el movimiento y el conflicto surgen usualmente cuando se rompe o altera el statu quo. El orden establecido. El caso del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) no es la excepción. La administración Trump ha pateado el tablero de la elección del nuevo presidente del banco, al presentar un candidato propio. La postulación socava una práctica de sesenta años y un acuerdo tácito que reserva ese puesto a un latinoamericano.

El BID se creó en 1959. Como parte del andamiaje económico, político e institucional que la región buscaba articular para financiar el desarrollo económico social, en una época de especial convulsión política y social. En plena guerra fría. En su partida de nacimiento hay una huella genética de inspiración latinoamericana. No fue iniciativa de los Estados Unidos. Tampoco de la OEA. Es cierto que desde la primera conferencia panamericana (1890) se pensó en crear una institución para impulsar el desarrollo, pero no es menos cierto que esas iniciativas nunca prosperaron. El BID se creó por iniciativa del Brasil, en el gobierno desarrollista-nacionalista de Juscelino Kubitschek. El presidente brasileño de origen romaníe asumía el alineamiento de la región con el mundo occidental y muy particularmente con los Estados Unidos, en el contexto de la confrontación Este-Oeste. Pero, al mismo tiempo, pensaba que esa alianza no debía impedir la existencia de políticas de asociación con autonomía en el ámbito del desarrollo económico y social. Y que era necesario un esfuerzo multilateral y colectivo para movilizar capitales públicos para elevar la inversión en el proceso de industrialización de la región.

Con ese objetivo lanzó en 1958 la Operación Pan-Americana. Una propuesta para multilateralizar las relaciones económicas de la región. A través de la creación de una institución que canalice la inversión y el financiamiento público, para proyectos de desarrollo económico y social; y el impulso complementario de la integración comercial. Un tanto bajo el modelo de la naciente Comunidad Europea. Los Estados Unidos no vieron al principio con simpatía la propuesta de Kubitschek. Pensaban que bastaba con la inversión privada y la ayuda para el desarrollo.

Esta percepción cambió luego de la visita que hizo Dwight D. Eisenhower a Brasilia en 1958 (recién inaugurada la nueva capital construida por Oscar Niemeyer). Entre los consensos que concertaron ambos presidentes estuvo el de la creación del BID. La iniciativa se concretó un año después con la aprobación de sus estatutos. El banco se instituyó con el objetivo principal de “contribuir a acelerar el proceso de desarrollo económico y social, individual y colectivo de los países miembros regionales en vías de desarrollo”.

últimos Artículos

El valor universal excepcional de Machu Picchu
La construcción del aeropuerto de Chinchero ha generado controversias técnicas, económicas, antropológicas y culturales. Promotores y opositores han [...] Leer más
La política exterior del Perú en la
La política exterior es el conjunto de valores o principios, objetivos nacionales, atributos, medios de acción, políticas y [...] Leer más
Caso peajes: la reclamación diplomática es contraria
El incidente generado por la improcedente carta de cuatro embajadores ha quedado superado, en sus aspectos formales y [...] Leer más

últimos Ensayos

Principios y Reglas del Derecho Internacional aplicables
En el transcurso de las últimas tres décadas la Corte Internacional de Justicia ha resuelto de manera jurisdiccional [...] Leer más
Pero ¿Qué hacen los diplomáticos entres dos
En 1983, el embajador francés Albert Chambon publicó un libro titulado Mais ¿Que font donc ces diplomates entre [...] Leer más
La OEA como actor político en el
Peter Calvert, en “International Politics of Latin America”, al concluir una documentada reflexión sobre el itinerario del sistema [...] Leer más